Alquiler de deshumidificadores eléctricos

Alquilamos deshumidificadores para el secado en industrias y en la construcción

La humedad puede ser una gran enemiga de nuestro negocio o vivienda si no se trata correctamente. Malos olores, daños estructurales, tener que repintar paredes o incluso peligro de resbalar son algunos de los problemas que nos podemos ahorrar alquilando deshumidificadores eléctricos, una tecnología que solo precisa de corriente y un intervalo de tiempo para efectuar su función: absorber la humedad de la estancia donde se encuentre.

Nuestros deshumidificadores eléctricos en alquiler

A continuación encontrará un enlace hasta la ficha de los deshumidificadores que alquilamos, con sus especificaciones técnicas.alquiler Deshumidificador marti canudas barcelona

¿Qué puede causar humedades?

El reventón de una cañería encastada en una pared, una tubería atascada que deja el agua estancada, una ventilación incorrecta, e incluso una inundación pueden afectar gravemente las paredes, suelos y techos de nuestro negocio o hogar, es por eso que contamos con la maquinaria adecuada en alquiler para solventar todos los problemas que puedan ocasionar las humedades.

Otras aplicaciones para los deshumidificadores

En el sector de la construcción, sobre todo para los enyesadores, los deshumidificadores son un gran aliado para secar de forma rápida y uniforme las paredes enyesadas. Pero al ser una herramienta voluminosa, a veces difícil de almacenar para un particular e incluso cara, muchos profesionales optan por el alquiler de los deshumidificadores, una forma mucho más ágil y efectiva de realizar su trabajo.

¿Cómo funcionan los deshumidificadores que alquilamos?

Dependiendo de la superficie a secar y de la cantidad de humedad tocará escoger un deshumidificador más o menos potente. En Martí Canudas contamos con dos modelos, uno más potente que otro. Pero a términos prácticos, el funcionamiento es muy similar. Tan solo deberemos colocar el aparato cerca de la zona a secar, conectarlo a una toma de corriente de 230 V y dejarlo funcionar durante 24 o 48 horas aproximadamente. Durante todo este tiempo, recomendamos supervisar de vez en cuando el contenedor de agua del deshumidificador, para verificar que no está lleno, o que la superficie a secar, por ejemplo, ya esté lista.